Testimonios

Cada vez que recuerdo mi sesión de fotos contigo, no sólo sale una sonrisa, sino una fuerza interior y una seguridad interna asombrosas. Fue algo increíble,  indescriptible, la sesión en sí, los nervios previos... como evocas ese clima especial que provoca que estemos igual de cómodas desnudas que vestidas frente a ti y tu objetivo.
Fue muy especial por lo que significaba para mi, mi momento personal concreto. Pero lo más increíble e inesperado fue el resultado, fruto de esa energía especial que se respira durante la sesión, salen fotos que parecen sacadas de otros cuerpos. Jamás pensé que con la imagen que tenía de mí misma saliera algo tan espectacular. De ahí esa seguridad que resurge en cada recuerdo de aquel día: la belleza no sólo depende de quien mira sino de quien te acompaña y te transmite mientras intentas brillar.
Yo hice de esa sesión un regalo de amor, tu me hiciste un regalo de vida y te estaré eternamente agradecida por ello.
Impaciente por volver a estar delante de tu objetivo.
Especialmente recomendable a las mujeres que piensan "yo no podría, sabría, valdría..." cuando oyen hablar de esta fotografía. 
Eres un fotógrafo increíble, básicamente porque tu trabajo es una extensión de tu maravillosa persona, y eso no hay curso donde se aprenda. 
Érase una vez… en teoría todas las historias bonitas empiezan así, así que aquí va la mía:
Érase una vez, en una sesión de fotos que hicimos para una amiga común, conocí a Jesús. Él era nuestro fotógrafo y yo estaba vestida de monstruo verde haciendo el capullo por toda la tienda. Me lo pasé tan bien que quise repetir la experiencia y él en ese momento estaba experimentando con las sesiones “boudoir” y a mí siempre me había atraído ese tipo de fotografía. Así que, nos pusimos en contacto para hacer una sesión boudoir en mi casa.
No voy a mentir, al principio fue muy raro y me invadía una vergüenza extraña. Aunque la ropa interior y un bikini, no difieren mucho, la carga social e intención que lleva el encaje es totalmente diferente. Primeras poses, primeras fotos y yo me veía rarísima (analizando ahora, sé que es porque estaba con los hombros hacia adelante, encorvada para esconderme y con una media sonrisa que era más una mueca). Después decidí relajarme, con la ayuda de Jesús, y todo fluyó y fue mucho más divertido. Las fotos chulas empezaron a mostrarse en la pantalla y “mi diosa interior” salió a la luz. He de confesar que la diosa no salió del todo, seguía teniendo algo de pudor, pero las fotos eran taaaaaaaaaan bonitas que me dio igual y seguimos cambiando, jugando con la luz, mirando a la cámara, sin mirar, ahora aquí ahora allá y nos dieron las mil haciendo fotos y revisándolas. El resultado fue muy chulo. Aún ahora, mucho tiempo después de aquella sesión las sigo viendo y me siguen sorprendiendo los resultados y me siguen sacando una sonrisa.
Después de esta experiencia, os aseguro que vais a querer repetir. Va a ser un bonito recuerdo y además una forma muy chula de fardar con vuestros futuros nietos y que presuman de lo atrevida, seductora y sexy era su abuela cuando “era moza”. Sin duda alguna lo recomiendo 100% y Jesús ayuda mucho y es muy fácil de trabajar con él. A por ello!

-AnoNimA-
 Fue un gran aprendizaje, para mi, rotos los tabues y a disfrutar del yo mas sencillo
 Haces un trabajo increíble, totalmente recomendable la experiencia y los resultados son sencillamente impresionantes
Gracias a ti y tus fotos pude hacer uno de los mejores regalos que he hecho nunca. Ni siquiera tus modelos podemos imaginar lo que saldrá de tu cámara
Entrada que me dedica un compañero de mi otro trabajo, el de  técnico de sistemas. Podéis leerla entera aquí:
[...] trabaja todo lo que rodea a la persona protagonista de la foto para que acompañe y sea tan protagonista de ella como la persona. Hasta aquí, bien. Pero el grueso de su creación es desnudo artístico. Pero hay gente que no entiende lo que es. Para ellos es una foto de una tía en pelotas y no entienden la razón por la que lo hace salvo que sea una exhibicionista. Eso sí, esa gente mira las fotos detenidamente aunque las critica. Las mira para ver si se ve algo, si hay algo fuera de sitio,[...] Las fotos de mi compañero son bonitas por que, como dije antes, se lo curra para que sea digna, no de ver, no de mirar, que si, sino de admirar[...]
(comentario de la pareja de una de las chicas)
No he tenido oportunidad de darte las gracias por la sesión de @. Qué voy a decir yo, pero es que me parecen unas fotos preciosas!! Cierto es que con las fotos da cierto ataque de celos jajajaja pero cuanto más las veo más se aprecia la calidad del trabajo, se aprecia profesionalidad y respeto. Gracias de nuevo!!!

Back to Top